La tierra firme conquista agua y debilita el sistema inmunológico.