Las mujeres dependían de provisión y protección acordada con ellas por sus esposos y seguían su guía.