Plante las calabazas cerca de una valla. La valla proporciona un enrejado fuerte para que las calabazas crezcan a lo largo.