Aquí es donde comienza la divertida deconstrucción.  Cada consultor tiene su propia manera de comprender esta clase de rompecabezas metafísico.