¿Qué es Feng Shui?

Una de las más conocidas definiciones de que es Feng Shui, es la que se identifica con la decoración y el diseño de interiores tomando un espacio habitable como única referencia, olvidando por completo que éste espacio se ubica dentro de un todo, llámese paisaje, barrio, ciudad, país, universo.

Otras personas identifican el Feng Shui como la llave del tesoro, el que mejora su suerte o el que los va a hacer millonarios o les encuentra pareja por el sólo hecho de colocar un objeto en determinada dirección o área de la vivienda.

Estos casos son los que comúnmente las personas perciben este Arte Milenario, y así mismo, denotan la ligereza con que se desdibuja el verdadero concepto y los sabios fundamentos del Feng Shui.

Mirar este Arte – Ciencia simplemente como una aspirina que se ingiere para resolver una enfermedad en la que se requiere una intervención profesional es el más grave error!

Entonces, ¿qué es Feng Shui?

El Feng Shui es observar e identificar las energías tangibles e intangibles que emanan las FORMAS con las que convive la persona y que a la vez, van a traer un efecto favorable o desfavorable en su vida.

Así como cada persona tiene un físico y personalidad diferente, también las casas tienen sus propias características. El paisaje, el clima, las formas, las orientaciones, el entorno y los diseños, hacen de cada espacio habitable un único “cuerpo” que se asimila a una esponja, porque absorbe ENERGÍA de todo lo que le rodea para luego transmitirlo a quienes ocupan o habitan el lugar.

ENERGÍA es el punto de partida a considerar en el momento esencial de aplicar el Feng Shui.

Si conocemos la ENERGÍA que emiten todos los seres, las formas, el paisaje y objetos que rodean una edificación, podemos intervenirla a través del Feng Shui para transformarla, de modo tal que beneficie a las personas o al menos que no les haga daño.

Para comprender el Feng Shui, primero necesitamos entender que no existe una vivienda igual aunque esta se repita infinidad de veces.

En los edificios multifamiliares o conjuntos de casas donde la mayoría son iguales en su diseño, se podría pensar que a todas se les puede aplicar el mismo tratamiento de Feng Shui, sin embargo, las orientaciones, el mismo entorno, la decoración, posición de los muebles, color de las paredes, el uso de los espacios, marcan la diferencia, por lo tanto, cada vivienda tiene su propia individualidad.

Pasa lo mismo con las personas que habitan cada vivienda. ¡Todos son diferentes! Diferente género, diferentes edades, diferentes profesiones o actividades, que así mismo interactúan con las energías presentes en cada espacio o vivienda.

¡Tengan siempre en cuenta que cada caso es distinto! Es por estos motivos, que lo que funciona para una vivienda definitivamente no va a funcionar en otras.

Recuerda: Un estudio de Feng Shui que se hace a una de estas viviendas solo funcionará para aquella que se analizó con las determinantes específicas como son su orientación, entorno, paisaje, uso, decoración, tiempo y habitantes.

  • Imagen: Cinco Elementos