Feng Shui: La Oficina en Casa

Feng Shui: La Oficina en Casa

Cada día aumenta el número de personas que trabajan desde casa. Ahora que se tiene la facilidad del internet, es más fácil conectarse con el mundo desde un lugar donde, si tu actividad lo permite, puedas trabajar cómodamente sin tener el gasto de la renta de una oficina.
Para que tu trabajo/negocio tenga éxito, puedes seguir algunas pautas sencillas que harán que las energías positivas inunden tu oficina en casa y funcione igual o mejor que una oficina en cualquier otro lugar.
Si dispones de un espacio especial para colocar tu escritorio y mobiliario de oficina, será excelente, sobre todo si se encuentra en un sector de la casa con buenas energías compatibles con tu número Ming Gua.

Puedes hacer tu oficina tan elegante como te permita tu presupuesto, siempre y cuando esté en equilibrio con la decoración general de la casa. No debe ser tan costosa que opaque los otros sectores, ni tan económica que parezca pobre. Siempre el equilibrio debe prevalecer en toda la casa.

Aunque no recibas visitas de clientes/ proveedores/agentes, la limpieza y el orden importan mucho.

Esto se reflejará en tu desempeño y finalmente, en el resultado monetario. Siendo tu propio jefe, exígete como si trabajaras para otros.

Recuerda que el respaldo de tu silla sea más alto, o por lo menos, al nivel de tus hombros. Cuando se tiene una oficina en casa en un lugar improvisado, no siempre se puede estar en la “Posición de Poder”, por lo que debes buscar la manera de poder controlar la entrada a la habitación donde se encuentra tu escritorio.

La iluminación es muy importante. Cualquiera que sea el espacio que elijas como oficina, debe tener una iluminación apropiada, y si no la tiene, un par de lámparas puede hacer la diferencia.
En este ejemplo, un artista necesita suficiente luz para trabajar en sus obras. Todo debe ser adecuado a las necesidades del trabajo.

Si no tienes más espacio que un armario, al adaptar tus muebles incluye espejos para tener el control de todo lo que hay detrás de ti.
Recuerda cerrar las puertas cuando no estés trabajando, así no sentirás que tu trabajo te persigue hasta la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *