¿Por qué Bill Gates cree en Feng Shui?

Al elegir una vivienda en China, el magnate de fama internacional Bill Gates contrató en 2007 al profesor Yu Xixian del Instituto de Medio ambiente adscrito a la Universidad de Beijing especialmente para hacer un evalúo medioambiental de acuerdo con la antigua teoría Feng Shui de China.

En un comentario sobre el suceso publicado el 14 de octubre, el rotativo chino “Juventud China” dice que el hecho de que Bill Gates, icono indiscutible dotado del espíritu científico para los creyentes de la ciencia, haya recurrido a la teoría Feng Shui para seleccionar vivienta ha demostrado que los partidarios de las ciencias como Gates no discriminan los diferentes puntos de vista, aún cuando no han sido comprobados como doctrinas con fundamento válido.

Se inauguraron el 11 de octubre las clases de “Arquitectura y Feng Shui” como asignatura facultativa en la Universidad Politécnica de Wuhan con la participación de 130 alumnos, lo que ha provocado enérgicas críticas de un grupo de internautas a la doctrina Feng Shui.

Ha sucedido lo mismo con la introducción de otras antiguas teorías de los antepasados chinos en las clases universitarias, siendo el objeto de las fuertes críticas. Los oponentes a Feng Shui han rechazado a heredar esos conocimientos de los antepasados ya que los consideran como contrarios a la ciencia, e incluso no aceptan todo lo que no han sido explicado en la ciencia. A su parecer, Feng Shui también pertenece a la esfera de seudociencia.

Sin embargo, los magnates inmobiliarios desatienden esa oposición y aprovechan el Feng Shui para exagerar las ventajas de las viviendas dispuestas a la venta, afirmando que éstas últimas traerán buenaventura a sus dueños. Actualmente, se ha armado un acalorado debate sobre si Feng Shui es una doctrina científica o un gusano que carcome el espíritu científico.

Un Comentarios en “¿Por qué Bill Gates cree en Feng Shui?”

  1. Maria Elena dice:

    muy interesente que una persona tan inteligente se apoye en el feng shui eso demuestra la eficacia del método.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *